El arquitecto Frank O. Gehry recomienda esperar una década para construir un edificio en el sitio donde estuvieron las Torres Gemelas, ya que de otra forma se trataría simplemente de “un gesto simbólico” de que los terroristas de Al Qaeda no pudieron contra el poderío de Estados Unidos.

“Y creo que si Estados Unidos es tan poderoso como aseguran sus gobernantes, no necesita símbolos para demostrarlo”, añadió quien es considerado uno de los mayores arquitectos contemporáneos, creador de obras como el Museo Guggenheim de Bilbao.

Testigo directo de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, momento al que calificó de “muy impactante”, y crítico del sistema estadounidense, Gehry dijo sentirse molesto por la actitud belicista del Presidente George W. Bush.

“Hay algunos arquitectos a los que les gusta hablar como filósofos, pero muchas veces emiten opiniones sin base”, consideró Gehry, quien destacó que en Estados Unidos no existe una arquitectura que responda a un programa de vivienda social.

Durante una conferencia magistral, el ganador del Premio Pritzker 1989 propuso a los jóvenes arquitectos no copiar el trabajo de otros, porque esto los llevará a repetir sus errores y los conducirá al fracaso creativo.

“No creo que sea fácil copiar mi trabajo. Espero que no lo sea y tampoco creo que se deba hacer, porque mi mensaje para los arquitectos del futuro es que encuentren su lenguaje. Es difícil hallarlo, pero uno no debe rendirse ni mirar atrás para saber lo que otros piensan de su obra. Así llevarán una vida más feliz”.

Nacido en 1925 en Toronto, Canadá, Gehry se mudó con su familia en 1947 a Los Ángeles, donde se graduó como arquitecto en la Universidad de Southern California. Posteriormente, recibió el título en Planeamiento Urbano en la escuela de diseño de Harvard, y en 1962 abrió su primer estudio en Los Ángeles.

Tras su primer proyecto europeo, el Vitra Design Museum en Alemania, Gehry fue contratado para realizar el Walt Disney Concert Hall y actualmente trabaja en el proyecto del Museo Guggenheim de Nueva York.

Gehry señaló que su trabajo se ha caracterizado por la asimetría, la interacción de sus construcciones con el entorno y una combinación entre lo racional y lo irracional, patente en el carácter escultórico que imprime a sus proyectos.

“La arquitectura evoluciona con las necesidades del cliente y con un gran sentido del humor”.

El arquitecto, quien se refirió a su proceso creativo mediante la proyección de bocetos, planos y maquetas de proyectos recientes, explicó que las formas “raras” que ha concretado lo llevaron a desarrollar programas informáticos que le permitieran ejemplificar procesos de construcción, los cuales llamaron la atención de otros arquitectos, quienes se interesaron en aprender su uso, por lo que fundó una escuela con sus asociados.

Fuente: Reforma.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies